Las tierras secas ocultan un bosque tan grande como la selva amazónica