La última oportunidad para Francia y Europa