Las células madre se organizan imitando al cerebro humano