El ‘tricorder’ de ‘Star Trek’ se hace realidad