Un virus y una oruga pueden mejorar la salud del Tercer Mundo