Un detector del tamaño de una mano para saber qué pasó tras el Big Bang