La armada nuclear enviada por Trump a Corea del Norte tomó el rumbo contrario