Lewandowski, Thiago y Vidal se meten en el vestuario del árbitro