Pablo Ibar, segundo asalto contra la pena de muerte