Las consecuencias laborales de comer o no una golosina