Un coche de choque de 1960 se convierte en el más veloz del mundo