Sinfonía en negro de Bronstein

POSICIÓN INICIAL (mueven las negras).-

Blancas: rey en h2; dama en d1; torres en b1 y e1; alfiles en a1 y g2; caballos en c3 y d4; peones en b3, c4, e4, f2, g3, h3.

Negras: rey en g8; dama en b6; torres en a8 y e8; alfiles en c8 y g7; caballos en f8 y c5; peones en b7, c6. d6, f7, g6, h7.

Algunas partidas son un modelo eterno, aparte de su belleza. La de este vídeo (Pachman-Bronstein, Praga 1946) será siempre un ejemplo poco menos que perfecto de cómo explotar con negras la presión en las casillas oscuras, típica de un esquema de apertura muy frecuente. Además, no solo el vencedor es ilustre; también lo fue el perdedor, Ludek Pachman (1924-2003), disidente muy castigado en Checoslovaquia, jugador muy fuerte y uno de los más importantes teóricos de las aperturas durante varios decenios.

David Bronstein (1924-2006) es una de esas personas que no olvidas jamás si tienes el honor de conocerlas, porque te dejan la huella indeleble de la genialidad. En su caso, la modestia, la sencillez y la bondad eran además claramente visibles, a pesar de que él era muy consciente de ser una estrella en el país más grande del mundo, la Unión Soviética, donde el ajedrez era una pasión nacional. En esta colección seguiremos disfrutando de su inmenso talento, porque para los aficionados es inmortal.

Archivado en: