La polémica envuelve las zapatillas del maratón de dos horas