“El mejor mole es el de tus abuelos, no el de los chefs superestrellas”