“Calma, calma, que ya os llevo yo hasta el cadáver”