Lo que el viento se llevó: una niña de cuatro años