Juan José Padilla, cogido de forma brutal por el cuarto, cortó una oreja