Un Barcelona desbravado se desploma en Riazor ante el Deportivo