Principios de marzo, 25 grados: es mala señal