Los neandertales tenían sus propias ‘aspirinas’