Los animales saben cuándo son tratados injustamente (y no les gusta)