Qué final tan jocoso y cruel