Un inesperado incendio llamado ‘bebidas energéticas’