La reventa de entradas en Internet incendia la música en directo