Chile apaga fuegos con voluntarios