Así adquirieron las plantas carnívoras su gusto por la carne