El año de las dos horas comienza con un tropezón