Najdorf, un genio tardío

Hay motivos de peso para sostener que el argentino Miguel Najdorf (1910-1997) fue un genio, con mayúsculas. Dos fuertes indicios: empezó a jugar tarde, a los 14 años, lo que no impidió que fuera uno de los mejores del mundo de dos decenios, los cuarenta y los cincuenta; y lo fue a pesar de que nunca quiso ser un jugador profesional porque prefirió dedicarse prioritariamente a su compañía de seguros.

Tenía 19 años cuando creó esta pequeña joya (frente a Gliksberg, en Lodz 1929) con la que inauguramos una serie dedicada a Don Miguel cuando aún era polaco, diez años antes de su trágica participación en la Olimpiada de Ajedrez de Buenos Aires mientras las tropas de Hitler mataban a su familia, judía. Uno de los ajedrecistas más entrañables de la historia entra hoy en El Rincón de los Inmortales.

Archivado en: