Geometría precisa de Botvínik

La apuesta de Nicolái Krylenko (el destacado miembro del Kremlin que gestionaba el ajedrez) por Mijáil Botvínik no pudo ser mejor, y pronto dio frutos muy llamativos, recompensados de inmediato por el comisario político. Por ejemplo, permitiendo que Botvínik viajase acompañado de su esposa (un privilegio muy excepcional en la URSS) al torneo de Nottingham, donde produjo la joya que glosa este vídeo, una obra maestra de coordinación de todas las piezas blancas para lograr la máxima eficacia en el ataque.

Aunque sus propios colegas soviéticos pronosticaron un mal resultado porque esperaban que pagase la factura por su falta de experiencia, Botvínik ganó el torneo invicto (seis victorias y ocho tablas), empatado a puntos con Capablanca. Los soviéticos ya tenían un sólido aspirante al título mundial.

Archivado en: