Una jugada con mucho jugo

09:22

Hay partidas que se hacen inmortales por una sola jugada, como la de este vídeo. Todo indica que el sueco Gedeon Stahlberg tiene una posición algo inferior pero muy bien defendida ante Alexánder Aliojin (o Alekhine) en la Olimpiada de Ajedrez de Hamburgo, 1930. Pero el campeón del mundo entrelaza diversos temas tácticos que confluyen en ese movimiento mágico y devastador.

Tras destronar a Capablanca, Aliojin maniobró para poner en juego su título ante rivales inferiores al cubano, con quien mantuvo negociaciones interminables e infructuosas. Pero también es cierto que ganó con gran brillantez los fortísimos torneos de San Remos 1930 y Bled 1931, que derrotó a Bogoljúbov en sendos duelos, y que logró cuatro medallas individuales con Francia en las Olimpiadas. Era el cénit de su carrera.