Nimzóvich, en clave de armonía

La clavada es uno de los temas tácticos más importantes. Por tanto, debe formar parte del entrenamiento básico de todo aficionado. De ahí, que el gran teórico Aaron Nimzóvich (1886-1935) le prestara mucha atención en sus imprescindibles libros. Pero también aparece en algunas de sus partidas más brillantes; como esta frente a otro de los grandes, Frank Marshall (1877-1944), toda una demostración de armonía que se jugó en el torneo de Nueva York de 1927.

Por desgracia, Nimzóvich –de quien ya hemos glosado dos obras de arte en vídeos anteriores, solo vivió 49 años, por culpa de una neumonía que le llevó al cementerio de Copenhague. Según los estudios estadísticos, se le puede considerar como el tercer mejor jugador del mundo entre 1927 y 1931, tras Capablanca y Aliojin.

Archivado en: