Solo tenía 7 dólares en el bolsillo; hoy es el actor mejor pagado del mundo