El delicioso Reti

Richard Reti (1889-1929) nos descubre un tipo de belleza distinto al convencional en el ajedrez (ataques violentos, sacrificios y combinaciones espectaculares…). Los ingredientes básicos de la suya, tanto en sus mejores partidas (la de este vídeo, frente a Romanovski, se jugó en el torneo de Moscú 1925) como en los deliciosos finales artísticos que compuso, son elegancia, armonía, precisión y geometría.

Es significativo que Reti, austro-húngaro de nacimiento, checoslovaco después, empezara con un estilo combinativo y agresivo. Sólo después de la Primera Guerra Mundial, como si de pronto viese la luz, se convirtió en uno de los dos mayores paladines de la escuela hipermoderna, junto a Aaron Nimzóvich (1886-1935). También ostentó la marca mundial de simultáneas a ciegas con 29 partidas (21 victorias, seis tablas, dos derrotas). Merece la etiqueta de genio, a pesar de que la fiebre escarlata no le permitiera vivir más de 40 años.

Archivado en: