Ai Weiwei revive su calvario en la catedral de Cuenca