El sexo, el tabú del autismo