Del escritor al lector, 7: el impresor y el encuadernador