Si estudias animación, tus posibilidades van más allá del cine