Trabajar con 50.000 ordenadores dentro de una iglesia