No poder caminar con chanclas: el misterio de La Safor