El mundo, salto a salto

Un año, siempre rumbo al este, en tres minutos y pico.