Cerca de una vacuna

El investigador español Pedro Alonso muestra las entrañas del Centro de Investigación en Salud de Manhiça (Mozambique) en el que, junto a su equipo, lleva años probando la vacuna RTS,S contra la malaria que podría ser una realidad en 2014. Una esperanza para África subsahariana, donde esta enfermedad, además de la tuberculosis, las neumonías y el SIDA, reducen la esperanza de vida a los 50 años. Las mujeres embarazadas son, además, las más vulnerables a contraer enfermedades graves, hipotecando el desarrollo de las próximas generaciones. En el centro, uno de los pocos de estas características en África, trabajan más de 250 personas.